Un preso ingresado en el Hospital Gregorio Marañón, otros dos en observación, dos celdas clausuradas por el peligro de contagio de la infección y un agua definitivamente imbebible. Fuente: El Mundo

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies